Al Madrid le cuesta jugar bien sin Modric ni Cristiano