El Madrid confía en su equilibrio en defensa para frenar al Barcelona