El Madrid tiró la Liga en Valladolid y encima salió con la enfermería llena