Luis Enrique, sangre blaugrana en las venas