Leo Messi se olvida del gol para convertirse en el cerebro del Barça