Keylor Navas, el heroe del Levante