¿Es realmente Neymar un problema?