Para Jesé, jugar es sinónimo de gol