Jesé aprovecha los minutos como nadie: se entrega en defensa y resuelve en ataque