Gareth Bale, por un 2014 sin lesiones