Diego López llega al derbi con la portería casi a cero pero el Atlético es su bestia negra