Diego Costa, sorprendido por el juego duro de sus futuros compañeros de selección