Diego Costa: bicicletas, taconazos, chilena y gol en San Mamés