Diego Costa, una bestia goleadora anda suelta