Cristiano Ronaldo, una renovación de oro