Ronaldo, una pesadilla para el Atlético