Costa, la desesperación del ver desde la grada como tu equipo deja escapar la liga