Carles Puyol se despidió sin querer hacer ruido y en 90 segundos