La imagen menos habitual en el Camp Nou: Messi, en la grada y Neymar, en el banquillo