La crisis del Betis: de las patadas a los coches al 'Gordillo deja las gambas y el vino'