La afición bética pide que Castro no se ponga más la camiseta tras dejar tirado al equipo