Bartomeu cree que hay una ‘mano negra’ que persigue al Barcelona