El sol primaveral relaja en exceso al Barça