El Barcelona pasa del optimismo al pesimismo en siete días, ¿qué ha pasado?