El Barcelona tiene en Sevilla una prueba de fuego en su peor momento de la temporada