En Barça todos los atacantes son mortíferos