El Barça se conjura sin el Tata Martino en un restaurante para sacar adelante la temporada