Gareth Bale, perdido en el campo e infalible en los libres directos