El Atleti tiene motivos para creer