El Atlético de Madrid no tuvo el día en Cornellá y perdió su primer partido del curso