Cristiano, ¿sonríe?