El once de la UEFA, más blanco que nunca