El Levante, a toda velocidad