Fría despedida para un heroico Levante