La lesión de David Silva en el tobillo derecho se queda sólo en un susto