El Barça se guardará la renovación de Messi como golpe de efecto a final de temporada