La Roja se vuelve celeste