Xabi Alonso, nostálgico en un partido trascendental