La Roja se la juega en Saint Denis