La Roja se pone seria antes del asalto al Mundial de Brasil