Fernando Torres volvió a pisar el césped del Vicente Calderón