El césped del estadio Minsk perjudica el estilo de juego de la Roja