La Roja, obligada a ganar en París