Guardiola, preocupado por el Euro