Guardiola, máxima tensión ante el clásico