El Valencia levanta la cabeza a tiempo