El Sevilla mira hacia arriba y el Zaragoza al pozo