Reyes, el genio díscolo