El Sardinero estalla con el Racing