Paradas Romero, el azote del Madrid